DUELO DE MIRADAS


... entre el gato y la pava, claro.